Noticias de Venezuela - Muerachavez: Guía práctica para reparar baterías de carros

sábado, 26 de abril de 2014

Guía práctica para reparar baterías de carros


Ante la grave situación a la que ha llevado el régimen al pueblo de Venezuela, les traemos esta guía en la que podrá aprender a reparar su vieja batería para su carro, tal como lo han hecho los cubanos durante estos 40 años.

Venezuela atraviesa uno de los peores omentos de su historia, y el socialismo salvaje aparentemente ya ha echado raíces en nuestros suelos. En estos momentos no se consiguen baterías para carros en ningún establecimiento comercial y apenas los enchufados al régimen y los políticos de alto rango tienen acceso a este tipo de repuestos para sus autos de lujo.

Aquí va la guía, compártanla con sus amigos para que no nos quedemos a pié.


En muchos casos en que falla un elemento de una batería de acumuladores, la causa es, sencillamente, un cortocircuito producido por una  ruptura de la aislación entre las placas, o por material inactivo que    se ha depositado en el fondo    hasta una altura suficiente para llegar hasta la parte inferior de las placas y ponerlas en corto. En estas circunstancias, cualquiera puede hacer una reparación que prolongará por muchos meses la vida de la batería.

Naturalmente que la batería así reparada no quedará igual que una reconstruida, pero la reparación no cuesta nada y ayudará a economizar material. En primer lugar, localícese el elemento defectuoso usando un voltímetro o un foquito de linterna de 2 volts, que se conectan sobre cada elemento sucesivamente. El que acuse menos tensión, o prenda el foco con menos brillo, será el defectuoso.

Entonces córtense las conexiones con una sierra (fig. 1) y límense los bordes del corte con una lima como en la fig. 2. Quítese el compound que tapa el borde del elemento, guardándolo para usarlo después. Levántese la célula y déjese que escurra bien el ácido en la caja. Téngase cuidado de que el ácido no toque la piel o la ropa. Si sucede esto accidentalmente, lávese inmediatamente con agua, o neutralícese con una solución saturada de agua y soda.
Revísense los separadores aislantes entre las placas para encontrar una falla eventual, especialmente en la parte inferior. Si se encuentra aquí la falla, cámbiese el separador defectuoso por una tira cortada de los separadores extras que se usan para acuñar la célula